octubre 19, 2019 6:38 am

Tras el paso de Dorian, la ONU trabaja para que los más vulnerables recuperen sus vidas lo antes posible

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) desembolsó este martes 200 mil dólares de su fondo

- Publicidad -

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) desembolsó este martes 200 mil dólares de su fondo de emergencia como parte de la respuesta al catastrófico impacto que causó el huracán Dorian en las islas Bahamas a inicios de septiembre. 

El organismo de la ONU cuenta en estos momentos con un equipo de expertos en el terreno que colaboran en el diseño de un programa adaptado a las necesidades de recuperación.

- Publicidad -

Ugo Blanco, asesor principal de este Programa para la recuperación de las Bahamas habló con Noticias ONU desde la capital de las islas, Nassau, sobre los esfuerzos en las dos islas más afectadas por el paso del huracán Dorian: Abaco y Gran Bahama.

“Volamos diariamente a las zonas más afectadas. Son dos islas que están a unos 160 kilómetros de Nassau, a una media hora de avión y han sido totalmente destrozadas. No hay facilidades, no hay edificios donde podamos quedarnos de forma segura y que tengan electricidad y agua. Son temas que estamos empezando a tratar porque pronto la respuesta de emergencia tendrá que moverse de Nassau a las zonas afectadas en el momento que haya unas condiciones mínimas de habitabilidad”.

El asesor indicó que “ellos han identificado sectores prioritarios y lo que nosotros hacemos, como Naciones Unidas, es sumarnos a esos sectores y hacer una coordinación conjunta de esas secciones. Si ellos, por ejemplo, han identificado telecomunicaciones como un área, los colegas del PMA (Programa Mundial de Alimentos) lo apoyarán. En todos los temas de recuperación temprana, están implicados los Ministerios de Trabajos Públicos, Medio Ambiente y Vivienda, sectores todos a los que el PNUD brinda su apoyo”.

Desde el paso de los huracanes María e Irma el año 2017, el citado Programa de las Naciones Unidas ha movilizado más de 25 millones de dólares en las intervenciones de recuperación en las naciones afectadas por huracanes en el Caribe Oriental. Blanco, que coordinaba la respuesta a ambos huracanes, extrajo una serie de enseñanzas que pretende aplicar ahora en las Bahamas.

“De ahí, obviamente, lo que tratamos es de extraer las lecciones aprendidas: lo que ha funcionado, lo que no ha funcionado de las operaciones, y tratar de poner la asistencia técnica al servicio de los gobiernos para intentar hacer las cosas mejor, más rápidas, más eficientemente y que tengan un impacto más rápido en la población afectada”.

Blanco añadió que la estructura sociodemográfica de las Bahamas es muy especial con una clase media alta y con medios que les permitieron salir de las islas, pero “existen grupos de población mucho más vulnerables que lo han perdido todo, sus casas están completamente destrozadas, no tienen medios de vida y es ahí donde creo que las Naciones Unidas y el PNUD pueden focalizar sus esfuerzos para que la gente más vulnerable pueda recuperar sus vidas lo antes posible”.

Con información de: news.un.org /ONU Noticias

- Publicidad -

- Publicidad -

Vertical