Dos menores de edad violadas por policías en la Ciudad de México en menos de una semana. Un grupo de mujeres que se organizan para exigir justicia en estos y los miles de casos de abuso en el país. Dos mujeres que ostentan cargos de autoridad dentro del gobierno emitiendo juicios y acusaciones contra las manifestantes. 

Así podría resumirse de manera llana y superficial lo que aconteció ayer en la manifestación #NoMeCuidanMeViolan, que caminó de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC), para culminar en la Procuraduría General de Justicia (PGJ). 

El diálogo citado en conferencia de prensa y redes sociales por la procuradora Ernestina Godoy y la Jefa de Gobierno Claudia Sheinbaum fue inexistente. La comisión formada por madres de hijas feminizadas o desaparecidas fue ignorada. Lo único que hubo fue una soltura insultante de adjetivos: “fue una provocación”, “no vamos a caer en eso”, “así no se hacen las cosas”, “habrá castigos para las involucradas. Ya les abrimos carpetas de investigación por los disturbios”. 

Ellas demandaban lo lógico, que en este país se presenta como imposible, inalcanzable e indeseable: justicia, libertad, paz y respeto a las mujeres. “Pedimos que resuelvan el caso de una joven de 17 años que denunció que fue abusada sexualmente por cuatro policías de Azcapotzalco”, “¿Por qué filtraron su información?”, “¿Por qué nos violentan tanto?”, “¡Los policías no nos cuidan, nos violan!” gritaban. 

Los cuatro policías de la alcaldía de Azcapotzalco están bajo resguardo del área de Asuntos Internos de la SSC y podrían volver pronto a sus actividades en las calles, informó Godoy días antes de la manifestación. 

Tronaron los vidrios, plasmaron protestas con aerosol en paredes, computadoras y pasillos. Las “agresiones”, calificadas así por las autoridades, fueron la respuesta de las manifestantes ante la negativa de la Procuraduría de mandar un grupo de personas a dialogar. Ante el silencio. Por eso habló Araceli Osorio, madre de Lesvy Berlín feminizada. por su novio en 2017, “nos siguen violentando. No dan respuesta y nos obligan a comportarnos así. Estamos enojadas”. 

Aracely y Norma Trujillo, activista de las Madres de Juárez forman una comitiva. Entran a la PGJ y esperan en los torniquetes la respuesta de la procuradora. Baja una funcionaria y le pregunta si tienen un pliego petitorio. Ante la negativa se da media vuelta y desaparece. Fue el único y último intento de acercamiento por parte de las autoridades. 

La manifestación termina a eso de las 17:00 horas. Una hora después aparece Sheinbaum en conferencia de prensa para señalar: “Esto es una provocación. Querían que el gobierno utilizara métodos violentos, igual que las que ellos utilizaron y nosotros por ningún motivo vamos a caer en provocaciones. Claro que va a haber carpetas de investigación por lo que ocurrió particularmente en la Procuraduría y ya será la propia instancia, la propia institución quien haga las investigaciones y que resuelva”. Incluso aseguró: “No son protestas, son provocaciones”.

Respecto a las violaciones sexuales a menores la jefa de gobierno indicó que pediría ayuda a la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad, para que sea una entidad externa que pueda ver el caso también. 

Los y las “responsables de estos actos de provocación” serán sancionados conforme el nuevo Código Penal y se utilizarán todas las herramientas, como las imágenes del C5, para ubicarlos, “porque no habrá impunidad”. En el caso de las violaciones sexuales no existen videos.