La Colectiva Periodistas Unidas Mexicanas (PUM) precisaron que han recibido 312 denuncias a nueve días de lanzar el hashtag #MeTooPeriodistasMexicanos.

Mediante un comunicado expresaron que las denuncias a las que han dado espacio son CONFIDENCIALES, más no anónimas, pues conocemos la identidad de quienes tuvieron el valor de hacer público su caso.

Ante las críticas hacia las denuncias anónimas, generadas a raíz del suicidio de Armando Vega Gil, bajista de la banda Botellita de Jerez, PUM detalló que en muchos casos, hubo un cruce de información y pruebas.

Además, urgieron a que las empresas periodísticas implicadas  a investigar los casos denunciados.

Señalaron que “el Estado no ha dado una respuesta en concordancia con sus obligaciones constitucionales y la Ley General de Víctimas, apegada a los estándares de derechos humanos e investigaciones con perspectiva de género. 

La omisión por parte de las autoridades -públicas, privadas y educativas- ha contribuido a un ambiente de incertidumbre general y hostilidad para las denunciantes”.

PUM detalló que buscan “reivindicar la importancia de brindar un espacio seguro para la realización de denuncias confidenciales que visibilicen el acoso y demás manifestaciones de violencia sexual ejercidas contra compañeras del gremio o contra mujeres fuera de éste por parte de periodistas y/o trabajadores de medio periodísticos”.

Resaltaron que valoran la valentía de las denunciantes, pues aunque no sea pública para la mayoría, ellas saben que serán identificadas por su agresor. Así, varias, fueron cuestionadas sobre sus denuncias en sus espacios de trabajo o escuelas vivieron un proceso de revictimización, lo que condenamos enérgicamente, y ofrecemos nuestro apoyo y alternativas de asesoría legal a quienes lo padezcan.