Esta mañana la exsecretaria de Estado Rosario Robles Berlanga fue vinculada por el juez federal Felipe de Jesús Delgadillo a proceso por el ejercicio indebido del servicio público, debido al desvío de más de 5 mil millones de pesos del erario de las secretarias de Desarrollo Social (Sedeso) y de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu). 

Robles, quien presuntamente efectuó el acto de corrupción durante el gobierno de Enrique Peña Nieto, será detenida al menos 2 meses en el penal de Santa Martha Acatitla por presentar un alto riesgo de fuga, de acuerdo con Delgadillo. La acusada pidió seguir el proceso en libertad y no en prisión justificada, pero le fue negado. 

“Juez, A mí no me acusan del desvío de 5 mil 73 millones de pesos, se me quiere juzgar a través de terceros. Yo no tengo los millones para irme a vivir a Canadá y luego regresar a México. Por eso le pido que mi proceso se lleve a cabo en libertad, porque siempre he sido una mujer luchadora, he vivido en la Ciudad de México 24 años en Los Reyes Coyoacán” argumentó.

El delito de ejercicio indebido de funciones, que amerita de 2 a 7 años de prisión, forma parte de la investigación del caso conocido como “estafa maestra”, realizada por los periodistas Nayeli Roldán, Manuel Ureste y Miriam Castillo en 2017. En el caso de la exsecretaria la Fiscalía General de la República deberá probar su papel en el desvío ya sea por evasión de responsabilidades en cuanto al destino del dinero público, o por su participación directa.  

Durante la audiencia, que duró más de 12 hora, Robles aseguró al juez que sí informó al Enrique Peña Nieto sobre las presuntas irregularidades detectadas por la Auditoría Superior de la Federación, por medio de llamadas por teléfono rojo y en reuniones de trabajo. Ante esto el juez indicó que se indagará al respecto. 

De acuerdo con la defensa la comunicación entre Rosario Robles y el presidente ocurrió por tres vías: en reuniones de gabinete, giras de trabajo en las que coincidieron y vía telefónica a través del llamado “teléfono rojo”.

Ante esto, el juez refirió que si existía un informe escrito en el que Robles daba cuenta de las irregularidades y no lo había presentado en la audiencia, eso significaba que “lo está encubriendo”. También aseguró que el presidente Enrique Peña Nieto será investigado para deliberar si estuvo vinculado o no al caso “porque aquí, de una forma tácita se le ha involucrado”.

Like
0
Love
0
Ah Ah
0
Wow
0
Sad
0
Grrr
0