El Secretario de Estado encargado para la salida del Reino Unido de la Unión Europea, Stephen Barclay, aseguró que el Reino Unido acudirá a menos de la mitad de las reuniones que organice la Unión Europea a partir del mes de septiembre de este año. 

El ministro del Brexit expresó que el Gobierno sólo enviará representantes a aquellas reuniones en las que se discutan “materias de gran interés nacional, como por ejemplo aquellas de seguridad”. Otros temas por lo que podrá asistir el Reino Unido serán el Brexit, la soberanía, relaciones internacionales y la economía. 

“Perdemos una gran cantidad de tiempo y esfuerzo yendo a las reuniones de la Unión Europea. El hecho de ir es sólo la punta del iceberg. Nuestros diplomáticos, que son de talla mundial, emplean muchas horas en prepararse para ellas. A partir de ahora sólo acudiremos a aquellas que de verdad importen, reduciendo la asistencia a menos de la mitad y ahorrándonos cientos de horas de trabajo”, dijo el ministro.

“Esto permitirá que nuestros ministros y funcionarios tengan más tiempo libre para llevar a cabo los preparativos para nuestra salida el próximo 31 de octubre y para empezar a trabajar en las oportunidades que se abrirán a partir de entonces”, explicó Barclay.

El ministro añadió que su intención no es boicotear el funcionamiento de la Unión Europea y que por lo tanto delegarán sus votos de forma que no obstruyan los intereses del resto de los 27 miembros.

Imagen: highlandradio.com