Este fin de semana se dio a conocer que durante los primeros 3 meses del 2019 y que corresponden al inicio del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, se desató una ola de violenciaque rompió récord desde 1997 y, una vez más, el presidente culpó a los gobiernos anteriores.

De enero a marzo se registraron 7 mil 242 carpetas por homicidio doloso: en total durante estos tres meses 8 mil 737 personas fueron asesinadas con violencia y dolo de las cuales 8 mil 493 corresponden a un homicidio intencional y 244 fueron clasificados como feminicidios.

Además, la ola de agresiones contra mujeres también aumentó -especialmente en Veracruz y Sonora, y despuntando en marzo- con un promedio de 85 feminicidios por mes, es decir, 227 expedientes de violencia extrema contra mujeres.

Ante las innegables cifras que demuestran un aumento en los homicidios de hasta un 9.47%, Andrés Manuel culpó, una vez más, a gobiernos anteriores al ser cuestionado durante su visita a Veracruz con motivo del 105 aniversario de la Defensa del Puerto.

“Todavía tenemos que enfrentar ese cochinero que nos dejaron, pero vamos a limpiar al país, ya no habrá corrupción, me canso ganso“, dijo.

El mandatario prometió además que la Guardia Nacional ayudará a mitigar esta situación de “crisis en el país” que le dejaron, así como programas sociales que evitaran que los jóvenes sean “enganchados” por el crimen organizado.

En cuanto a la masacre en Minatitlán sólo dijo que le “entristece” pero, otra vez, es resultado del “fruto podrido” dejado.