septiembre 17, 2019 1:41 pm

Header global Desktop

Mujeres que luchan por otras mujeres

-

- Publicidad -

Galería diversa

La semana pasada, miles de mujeres salieron a las calles de la Ciudad de México a protestar por la violencia machista que históricamente viven niñas, jóvenes, mujeres maduras y ancianas sin que las instituciones encargadas de impartir justicia, castiguen a quienes las discriminan, ofenden, acosan, violan, matan, y vulneran sus derechos.

El enojo de las manifestantes se incrementó por los desaciertos de la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, quien lejos de actuar con sensibilidad en el caso de una joven que denunció violación tumultuaria por parte de policías capitalinos, actuó de manera torpe, y sin conocer el caso, se aventuró a decir que no iba a construir culpables.

- Publicidad -

Los dichos de la funcionaria generaron protestas el 11 y 16 de agosto por no haber atendido el caso con la debida prontitud, además de recurrir al uso faccioso de las instituciones para desacreditar a la denunciante y estigmatizarla con el propósito de librar de culpa a los policías.

No fue difícil detectar que en el trasfondo de las declaraciones de Sheinbaum había un indicio de justificación de la “Ley Garrote” aprobada por la bancada de Morena en el estado de Tabasco.

Ante las críticas en redes sociales y medios de comunicación, la Jefa de Gobierno, junto con la procuradora Ernestina Godoy y la titular de la Secretaría de las Mujeres, Gabriela Rodríguez, recurrieron a la protección de feministas de élite para recobrar la legitimidad. Dicha acción enojó aún más a las feministas de a pie, quienes lejos de aceptar la aprobación de las “vacas sagradas”, activaron protestas en espacios públicos con el claro propósito de ser escuchadas por ellas y no por las feministas institucionalizadas y favorecidas por el nuevo régimen.

La diamantina que aventaron al secretario de Seguridad Ciudadana, Jesús Orta en una manifestación, es la metáfora del desprecio de mujeres nunca escuchadas y sí ofendidas en su dignidad y derechos.

Los monumentos grafiteados dejaron una estética de caos propia de los tiempos de la 4ª Transformación, en donde el gobierno actúa sin protocolos o apegado a derecho, sólo ejerce el poder con ocurrencias desde las instituciones, olvidando las luchas sociales que han permitido avances legislativos y de políticas públicas, que si bien son perfectibles, ya están ahí y las mujeres, particularmente, han sido las principales impulsoras desde la visión feminista, lo que a éste gobierno le cuesta trabajo entender.

Con los sucesos de la semana pasada, la lucha feminista no institucionalizada se fortalece ante un gobierno que no ha entendido y hace caso omiso a las cifras difundidas recientemente por el INEGI que muestran el incremento de más del 20 por ciento de enero a julio en los delitos sexuales cometidos en contra de las mujeres, esto con respecto al primer semestre de 2018.

Hoy los movimientos sociales tienen ante sí un ejemplo de dignidad que cuestiona sin cortapisas a quienes desde el poder tratan de imponer verdades a medias para sacar raja política. El movimiento de la diversidad sexual, que lucha por temas afines, se ha mostrado pasivo y complaciente con el nuevo gobierno. Ojalá como movimiento hermano mimetice la dignidad y la indignación que han tenido mujeres feministas no institucionalizadas.

Hoy las feministas de a pie luchan por otras mujeres que no tienen voz y que son silenciadas por un sistema machista y opresor en donde quienes tienen poder ni las ven ni las escuchan, aunque sí las mencionan en su huecos discursos demagógicos.

Las mujeres que defienden a otras mujeres trastocaron los muros del sistema con su indignación e hicieron un fuerte llamado de atención a las mujeres que ostentan el poder político y a quienes las encubren.

Hoy la moneda está en el aire. Lo que se espera del Gobierno de la Ciudad de México, es abrir el diálogo con las mujeres de a pie y que con base en las reglas democráticas heredadas de las luchas feministas por más de 30 años, se apegue a derecho para mitigar en todos los espacios la deplorable violencia machista.

- Publicidad -
Antonio Medina
Antonio Medinahttp://www.antoniomedina.com.mx
Licenciado y Maestro en Comunicación. Activista por la diversidad sexual, derechos humanos y la lucha contra el sida.

Pre footer global

- Publicidad -

Cuadrado