El gobierno de Nicolás Maduró informó que aplicará medidas extremas para intentar frenar la salida de menores de edad de Venezuela, como la imposición de límites en tiempo de los permisos.

Otra de las medidas será ubicada en los requerimientos para el trámite de éstos desde el extranjero.

A partir de esta semana, los permisos de niños para viajes al exterior empezarán a restringirse a un plazo máximo de 90 días, de acuerdo con un boletín de prensa emitido por la dependencia. 

En este sentido, la migración de los niños que buscan ser recuperados por sus padres se verá limitado debido a que ellos son los únicos que pueden tramitar el permiso de viaje de menores hacia el extranjero, pues “los poderes otorgados a terceras personas en Venezuela no serán admitidos en términos de autorizaciones de permisos de viaje, dentro o fuera del país, para niños, niñas y adolescentes”.

Si alguno de los padres se encuentra en el exterior, deberá acudir al consulado de Venezuela o a una notaría del país donde se encuentre para emitir su autorización, que deberá ser apostillada y traducida en caso de que sea necesario para que tenga validez en el territorio sudamericano.