noviembre 12, 2019 6:35 am

Header global Desktop

Las personas trans y sus circunstancias

-

- Publicidad -

Las personas travestis, transgénero y transexuales -tanto mujeres como hombres-, constituyen el sector de la diversidad sexual más discriminado, excluido, violentado y, en casos extremos, asesinado.

A pesar de que históricamente las mujeres trans han sido las más aguerridas en la lucha por el reconocimiento de los derechos de la disidencia sexual, tal como lo demostraron en los inicios del movimiento lésbico y homosexual de la década de los años 60, paradójicamente han sido excluidas de muchos de los avances políticos, legales, y culturales registrados en los últimos años en distintos países.

- Publicidad -

Las conquistas logradas hasta el momento son consecuencia de una lucha articulada en la que las mujeres y hombres trans siempre han estado en desventaja, pues de manera casi permanente los reclamos y demandas de homosexuales y lesbianas han estado por encima de las necesidades de las personas trans.

Fue hasta finales de los años 90 cuando, desde la academia y organismos internacionales, comenzó un proceso de reflexión en torno a los derechos de las personas trans. En estos ámbitos inició la discusión y análisis sobre las diferencias semióticas entre travesti, transexual y transgénero; lo que permitió comprender mejor la circunstancia de exclusión y vulnerabilidad de estas poblaciones dentro de lo que públicamente se denomina colectivo LGBTTTI.

La violencia extrema ejercida en contra de las mujeres trans ha obligado a abrir una discusión sobre su realidad cotidiana y sus necesidades específicas como parte de la diversidad sexual. Esto, subrayando que aunque siempre han acompañado y participado en los procesos de lucha emprendidos en varios países desde la segunda mitad del siglo XX, estos movimientos las han orillado a la marginación.

Los prejuicios que rodean a la diversidad sexual tienen su origen en concepciones heteronormativas construidas a través de los siglos, en donde ha predominado la visión judeocristiana de la heterosexualidad. Todo lo que sale de ese rango es excluido, criminalizado, patologizado y en casos extremos, castigado con violencia física y criminal.

Para un homofóbico no hay nada más repugnante que el afeminamiento de un hombre. En el imaginario social se dice que las personas trans son hombres vestidos de mujer, o viceversa. No se comprende lo que significa la orientación sexual, mucho menos lo que significa la identidad de género de un hombre o una mujer trans. En esa incomprensión sumada a la herencia de prejuicios y determinismos sociales sobre el deber ser, es que se ha violentado terriblemente a quienes no responden a su rol de género.

En días pasados visitó México, Bianka Rodríguez, activista transgénero originaria de El Salvador, quien recibió el reconocimiento “Nansen Refugee Award” otorgado por la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) por su trabajo en favor de la defensa de los derechos del colectivo trans en América Central.

Esta distinción, sin duda es un ejemplo claro de que el activismo trans se está posicionando en la lucha contra la exclusión motivada por la orientación sexual o la identidad de género. Aunque de manera paulatina, la historia, las instituciones, los gobiernos y organismos internacionales, están reconociendo y valorando las aportaciones de las personas trans a la lucha de la diversidad sexual.

Para muestra de lo anterior, basta recordar que la Ciudad de México ha sido vanguardista al impulsar propuestas legislativas garantes, por un lado, del reconocimiento jurídico de las diversas identidades de género y del acceso a terapias de hormonación. En este sentido fue que recientemente la diputada local del PRD, Gabriela Quiroga propuso garantizar el derecho a la salud de las personas trans en la capital del país.

 Falta mucho para que las personas trans alcancen la igualdad de derechos, hay pendientes en los temas de educación, vivienda, trabajo, y acceso a la justicia en todo el territorio nacional. El movimiento trans es proactivo y propositivo. ¡El activismo necesita hacerles justicia! 

@antoniomedina41

- Publicidad -
Antonio Medina
Antonio Medinahttp://www.antoniomedina.com.mx
Licenciado y Maestro en Comunicación. Activista por la diversidad sexual, derechos humanos y la lucha contra el sida.

Pre footer global

- Publicidad -

Cuadrado