Por Ana Elena Contreras

Abogada, feminista y activista por los derechos humanos de las mujeres

Solicitud de AVGCDMX

En septiembre del 2017, diversos organismos no gubernamentales dedicados a la defensa de los derechos humanos, solicitaron la Declaratoria de Alerta de Género para la Ciudad de México, a más de año y medio, la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (CONAVIM) y el gobierno capitalino no han dado respuesta (pronta y oportuna) a dicha solicitud.

La declaratoria de AVG para la CDMX es sumamente importante, más allá de que nos diga lo que ya sabemos (que nos están matando), esta declaratoria implica un compromiso gubernamental para desplegar acciones y políticas encaminadas a la erradicación de la violencia contra las mujeres.  El artículo 23 de la Ley General De Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, determina que la AVG tendrá como objetivo fundamental garantizar el cese de la violencia en contra de mujeres y niñas e implementar las acciones preventivas, de seguridad y justicia, para enfrentar y abatir la violencia feminicida, entre otras acciones de suma importancia para las mujeres de todas las edades.

Las del Aquelarre Feminista se sumaron al observatorio ciudadano de la Alerta de Violencia de Género (AVG), y como resultado de esos trabajos la colectiva consideró que era necesario hacer desde la trinchera del Aquelarre un llamado fuerte al Gobierno de la Ciudad para exigir la declaratoria de AVG. Así, el año pasado, en el mes de junio, se lanzó una convocatoria por redes sociales dirigida a todas las mujeres de la Ciudad de México que desearan contar su experiencia de violencia, y que además quisieran ayudar a otras a partir de visibilizar sus historias.

Feminicidio Emergencia Nacional

Según el  Informe Implementación del Tipo Penal Feminicidio en México 2014-2017 del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF), “de acuerdo con la información proporcionada por las fiscalías y procuradurías estatales, en  2017 fueron asesinas 1583 mujeres en 18 estados del país; sólo 479 asesinatos fueron investigados como feminicidios, es decir, sólo el 30% de los casos”.

ONU Mujeres dio a conocer un informe con datos que arrojan cifras alarmantes que van en aumento: diariamente nueve mujeres y niñas son asesinadas en México. Seis de cada 10 mexicanas han sido víctimas de algún episodio de violencia a lo largo de su vida, el 41,3% ha sido víctima de agresiones sexuales. Los signos de violencia se recrudecen con el tiempo, María Salgueiro la geofísica y creadora del Mapa de Feminicidios en México, hizo terribles hallazgos: los cuerpos de las mujeres son encontrados calcinados, maniatados, desnudos o semidesnudos, decapitados, con huellas de tortura y violencia sexual, aquí debemos aclarar, cuando decimos mujeres, nos referimos a niñas también, son mujeres de todas las edades. Si esta última aclaración no le hace ruido por dentro, déjeme decirle que a mí me produce una revolución entera, la cual brota todos los días hacia afuera.

La lucha de las feministas de la CDMX

En rueda de prensa el pasado mes de febrero, las integrantes del Comité Alerta de Género Ciudad de México, conformada por académicas, colectivas de mujeres e integrantes de agrupaciones civiles, señalaron que la declaratoria de la AVG no sólo no se cumplió, ni por este gobierno ni por la anterior administración, sino que cada día las mujeres en la Ciudad de México viven en un contexto más peligroso y violento que se invisibiliza y normaliza.

Como parte de la visibilización de la necesidad de la #AVGcdmx, se han realizado una serie de actividades, como plantar cruces rosas frente a palacio de gobierno, marchar por las mujeres y niñas que ya no están con nosotras y se han lanzado varios boletines de prensa, sin que hasta ahora exista una respuesta afirmativa a la exigencia. Mientras eso pasa, las mujeres y niñas continúan siendo violentadas, acosadas, violadas, asesinadas, y muchas de ellas tiradas en la vía pública.

Una AGV mejorada es necesaria

Requerimos que las personas servidoras públicas sean evaluados periódicamente para determinar si son aptas para desempeñar su trabajo, y en el caso de que en el ejercicio de sus funciones revictimizen a las afectadas, sería necesario que se finquen responsabilidades legales no sólo desde la administración pública, sino también desde la materia penal, debido a la gravedad de las consecuencias de la revictimización (que obstaculiza el acceso a la justicia y causa un daño moral a la víctima y sus familiares). La reincidencia deberá tener como consecuencia la remoción de su cargo, y no podría ser de otra forma, y si para pedir trabajo en gobierno es necesaria una carta de no antecedentes penales, para ejercer un trabajo en la línea de acceso a la justicia de las mujeres y niñas, es necesario que se tenga un expediente limpio de machismo, esto es, que no tenga ninguna queja, sanción o remoción anterior que se traduzca en un peligro para el acceso a la justicia o en una violación a los derechos de la víctima y sus familiares.

Es necesaria una mirada integral que modifique a la AVG y atender la fuente de la violencia para dejar de decirnos a las mujeres que nos responsabilicemos por ser agredidas. El gobierno tiene que responsabilizar y atender a los hombres que ejercen violencia, así como emprender campañas de reeducación contundentes. La violencia no se está atendiendo y es urgente ampliar la mirada institucional para desmontar la estructura de la violencia institucional.

Desde la mirada de las feministas que día a día trabajamos con mujeres y niñas, consideramos que problema de la violencia de género que muchas veces culmina en el feminicidio, es la impunidad, ya que con ello el  mensaje que se envía a la sociedad es que la vida de las mujeres y las niñas no importa.

Por ello decimos: ¡Jueces y fiscales también son culpables! ¡En el feminicidio hay más de un responsable! Y la pregunta que vuela por el aire es: ¿este nuevo gobierno estará dispuesto a hacer las cosas diferentes? Porque nosotras #VivasNosQueremos #AVGcdmx #AVGYa.