El fin de semana pasado el empresario Carlos Ahumada fue detenido en el aeropuerto de Argentina y después liberado por un juez de dicho país, quien le otorgó libertad bajo “caución juratoria”, imponiéndole medidas como no ausentarse de su domicilio por un período mayor a 24 horas sin dar aviso al tribunal, presentarse dentro de los primeros cinco días de cada mes ante el mismo juzgado y la prohibición de salir de Argentina. 

Ante esto, la Fiscalía General de la República (FGR) enfatizó que a pesar de todo su proceso de extradición continuará. 

La FGR aclaró que hará uso del plazo de 60 días para entregar de manera formal la solicitud para concretar la extradición de Ahumada.

Y enfatizó que la determinación del juez en Argentina no implica que Ahumada haya sido exonerado del delito de defraudación fiscal por haber omitido su declaración anual del Impuesto Sobre la Renta (ISR), correspondiente al ejercicio fiscal 2012, dejando de pagar más de un millón 400 mil pesos.