La Comisión Europea se unió a la lista de organismos y reguladores que observan con desconfianza la puesta en marcha de libra, la moneda virtual que creó Facebook, porque puede generar prácticas anticompetitivas.

Al organismo europeo le preocupa que la cirptomoneda “libra”, creada por Facebook, utilice los datos de los usuarios con el fin de imponer “restricciones a la competencia”.

Desde Bruselas se ha enviado un cuestionario a las empresas involucradas en el proyecto, el cual forma parte de un proyecto recabador de información preliminar. Facebook, Mastercard, Uber, eBay, Vodafone, Spotify y otras 22 empresas se asociaron para el lanzamiento de libra, el cual cuenta con una inversión mínima de 9 millones de euros por asociado. 

Foto: Reuters

Alcanzar el centenar de inversionistas en la organización es el objetivo de Facebook para poder contar con un colchón de 1.000 millones de euros.

La puesta en escena de libra generó recelo en ambos lados del Atlántico: por el momento ya está siendo examinada por el Congreso de Estados Unidos a través de una serie de audiencias públicas.

Mientras tanto Francia lidera el sector más escéptico en Europa. El ministro de Economía de ese país, Bruno Le Maire, afirmó el mes pasado que la moneda no cumple las condiciones para ponerse en marcha. Lo señaló en el marco de una reunión del G7, cuya presidencia temporal corresponde precisamente a Francia, y donde se ha creado un grupo de trabajo con los bancos centrales, el Fondo Monetario Internacional y la presidencia francesa para abordar los riesgos que representan las criptomonedas para la estabilidad financiera.