El Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS, pos sus siglas en inglés) dio a conocer una nueva norma en la cual se establece que aquellos inmigrantes legales que pueden convertirse en una “carga pública”, no podrán obtener una visa, ni una residencia permanente, ni la ciudadanía estadounidense. 

Esta decisión se basa en la idea de que los extranjeros que quieran residir en el país norteamericano deben ser capaces de mantenerse por sí mismos y que las ayudas que otorgue el Estado deben ser reservadas exclusivamente para a los nacidos en dicho país.

La nueva norma repercutirá en aquellas personas que reciben ayudas públicas, como los cupones para alimentos o los subsidios para el pago de alquiler, otorgados a personas que viven en situación de pobreza. Asimismo, la norma también cerrará las puertas de Estados Unidos a quienes hayan recibido atención sanitaria mediante el Medicare.

Esta nueva regulación está contemplada para que entre en vigor a partir del próximo 15 de octubre, sin embrago, algunos expertos en política migratoria señalaron que existe una alta probabilidad de que la normativa se impugnada ante los tribunales, lo que provocaría un retraso o la cancelación de la nueva norma.

Ante esta nueva normativa, los inmigrantes que tengan probabilidad de depender de ayudas públicas en el futuro podrán verse impedidos de entrar en territorio estadounidense.

En el caso de aquellos que ya se encuentran en territorio estadounidense, no podrán obtener la residencia permanente o adquirir la ciudadanía.

Like
0
Love
0
Ah Ah
0
Wow
0
Sad
0
Grrr
0