Este fin de semana se vivió la primera parte de la edición número 20 del icónico festival Coachella, en Indio, California; edición que se distingue no solo por celebrar dos décadas de realización, sino por la inclusión de artistas latinos, principalmente representantes del género reguetón.
J Balvin, Bad Bunny, Rosalía, Mon Laferte y Los Tucanes de Tijuana, Javiera Mena, Las Robertas, Tomasa del Real, Ocho Ojos y Sabrina Claudio realizaron presentaciones en distintos escenarios, a lo largo de los tres días que duró el festival, haciendo bailar y disfrutar al público.
Colombia, México, Chile, España, Puerto Rico y Costa Rica son algunos de los países representados a través de estos artistas, quienes dejaron evidencia de su talento, su potencial y de su orgullo latino.

La presencia de estos artistas significa el disfrute de variedad de géneros musicales, que van desde el reguetón con el repertorio de J Balvin y Rosalía, el trap con las actuaciones de Bad Bunny y Tomasa del Real; hasta el indie pop, electropop de las chilenas Mon Laferte y Javiera Mena, el sonido alternativo de Las Robertas, y por supuesto, la música norteña con Los Tucanes de Tijuana.
El festival Coachella demuestra que se ha vuelto un espacio ecléctico y que proyecta el avance de la cultura musical urbana latina.