Licenciado en Derecho por la UNAM, abogado postulante con especialidad en Derecho Administrativo. Maestro de yoga y guía de meditación.

Este año el mundo tiene un despertar de conciencia cada vez más notorio, son más las veces que me encuentro con personas que buscan estar mejor en su día a día, se interesan más por temas que les recuerdan cómo ser una mejor persona. Por fin ha llegado el momento en el que ya no nos conformamos con los conceptos con los que normalmente estamos familiarizados para “estar bien”, sino que vamos más allá de sólo tener un buen trabajo, familia, hijos, etcétera.

Hoy en día, el hecho de tener nuestras necesidades básicas cubiertas, ha dejado de ser el único camino para nuestra realización, es cierto que es necesario tener dichas necesidades satisfechas para comenzar a buscar un equilibrio en nuestras vidas.

Prácticas como el Yoga o la Meditación, afortunadamente son cada vez más conocidas y recurridas por la gente, se habla mucho de ellas y hay muchísima información al respecto, pero considero que se necesita experimentarlas para poder disfrutar todos los beneficios que tanto hemos escuchado.

La práctica de Yoga que conocemos, entre otras cosas, nos ayuda a que aprendamos a controlar nuestro cuerpo a través del movimiento y una vez que comenzamos a dominarlo aprenderemos a controlar u observar nuestros pensamientos y nuestras emociones. Esto quiere decir, que con la práctica lograremos observar el cómo y el por qué nos llegamos a sentir de determinada forma, con el fin de auto conocernos y así poder decidir si ésa es la forma en la que queremos estar o no.

El camino hacia la práctica de la Meditación -lo logramos poco a poco- al adiestrar nuestra mente, primero para relajarnos, después para enfocarnos en algún punto y así poder disminuir el ruido de nuestra mente, que es el que nos aleja de nuestro momento presente y hace que todo el tiempo estemos angustiados por el pasado o ansiosos por el futuro.

Basta con practicarlo una primera vez con un guía preparado para comenzar a observar los múltiples efectos que ya conocemos y así disfrutar de lo maravilloso que es “estar bien”. Te invito a que si ya estás interesado en estos temas busques la forma de poder experimentarlo, te aseguro que encontrarás una herramienta para disfrutar más de tu día a día.

Nos leemos la próxima semana, inhala profundo y sonríe.