El Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) pretende que en México 73 mil médicos más entren a laborar para poder tener una tasa de 2.3 profesionales de la salud por cada mil habitantes.

Juan Antonio Ferrer, encargado de despacho de la comisión de la Comisión Nacional de Protección Social en Salud (CNPSS) señaló que ya sólo falta que el congreso apruebe la reforma a la Ley General de Salud para que, al día siguiente de la aprobación, las personas dejen de pagar por los servicios que reciben y obtengan los medicamentos que necesitan para curar sus enfermedades, sin importar cuál sea.

Una vez modificada la ley que pretende la creación del Insabi y la extinción del Seguro Popular, también se hará oficial el nombramiento de Juan Ferrer como director del nuevo organismo, así lo dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador hace unos días. 

Ferrer señaló en entrevista que para la administración del presupuesto se formará un fondo único en el cual se depositará el dinero de la Federación y las aportaciones que se hagan de manera voluntaria por parte de los gobiernos de los estados.

Los recursos serán manejados por el Insabi y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, la cual se ocupará de las compras de insumos (medicinas, material de curación) y del pago de la nómina del personal de salud del país.

Foto: diariodetabasco.mx