Ante el creciente número de víctimas de “pornovenganza” y “sexting” en México, la diputada por el PRD y también secretaria de la Comisión de Juventud y Diversidad Sexual de la Cámara de Diputados, Frida Alejandra Esparza Márquez exhortó a las legislaturas estatales tipificar dichos actos como sancionables en sus respectivos códigos penales.

A través de una propuesta de punto de acuerdo, la parlamentaria perredista destacó que “sexting” se utiliza para referirse al envío de mensajes de contenido erótico o sexual explícito desde un dispositivo móvil, mientras la “pornovenganza” es la difusión de dicho material sin el consentimiento de alguno o varios de las personas involucrada con el fin de exponerla y humillarla.

Aunque no existen estadísticas actualizadas sobre el número de víctimas afectadas por la “pornovenganza”, citó datos del Módulo sobre Ciber Acoso (MOCIBA) 2015, del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), según el cual al menos nueve millones de mujeres sufrieron algún tipo de violencia digital.

De hecho, la violencia en espacios digitales es mayor contra las mujeres y las afectaciones van desde lo físico hasta la emocional, pero no sólo para la víctima en cuestión, sino también de sus familiares o conocidos.

Muchas veces el agresor coacciona a la víctima para reiniciar una relación, tener relaciones sexuales o producir pornografía.

Entre las formas en que se inicia este delito están el robo de información y la aportación voluntaria de la misma por parte de las víctimas en razón  del  vínculo  emocional que mantienen con el sujeto activo del delito –lo que se conoce como “sexting”-, pero sin que ello signifique la autorización para su difusión.

Generalmente esta difusión se da por la ruptura de la relación sentimental y se utiliza para atentar contra la privacidad sexual de la víctima, hecho conocido como “pornografía de venganza”.

Refirió que únicamente los códigos penales de los estados de México, San Luis Potosí, Yucatán y Puebla tipifican como delito de acoso sexual a quien grabe, reproduzca, publique, almacene, exponga, envíe o transmita de cualquier forma, imágenes, texto, sonidos o la voz de una persona por cualquier medio sin su consentimiento.

Por lo anterior, la Diputada del Sol azteca consideró importante contar con un marco jurídico integral, tanto federal como local, en materia de protección de la privacidad sexual como bien jurídico tutelado de las y los ciudadanos, así como de las víctimas indirectas, como son sus familiares.

La sexualidad –puntualizó la diputada Frida Alejandra Esparza Márquez– es una parte integral de la personalidad de todo ser humano, por lo que proteger su privacidad debe favorecer al ejercicio de una vida íntima plena.

El Punto de Acuerdo propuesto por la legisladora perredista hace un exhorto a las legislaturas estatales faltantes para que tipifiquen este delito lo antes posible.

Te puede interesar: