A partir de esta semana, el Gobierno de Cuba comenzó a repartir de manera gratuita píldoras de profilaxis preexposición (PrEP) para prevenir el contagio del VIH en personas sanas.

El pasado 6 de marzo fue la primera vez que se dio la píldora a 28 individuos con “conducta riesgosa” y, por ende, con altas posibilidades de contraer la enfermedad. Todos, habitantes del municipio de Cárdenas donde cada año se presentan unos 30 casos nuevos de VIH y, actualmente, viven 234 personas con el virus.

 Aunque se encuentra en fase de prueba, la píldora reduce hasta en un 90% la probabilidad de adquirir el virus.

Anteriormente, en 2018, sólo Bahamas, Barbados, Brasil, Canadá y Estados Unidos daban el tratamiento como parte de sus políticas públicas.