septiembre 17, 2019 2:03 pm

Header global Desktop

Censura y libertad de expresión en la 4T

-

- Publicidad -

Una sociedad democrática se caracteriza, entre otros motivos, por el nivel de libertad que se tiene para expresar opiniones a través de las diferentes herramientas de comunicación, sean medios convencionales, redes sociales, manifestaciones públicas o expresiones artísticas, que permiten a la ciudadanía formarse un criterio sobre la realidad social y expresarse sin censura.

Por eso, la libertad de expresión es molesta para gobiernos antidemocráticos y autoritarios que rechazan todo cuestionamiento. En México, la expresión del diputado federal Óscar González Yáñez, del Partido del Trabajo (PT), es claro ejemplo del sentir del gobierno actual: “Si nosotros no regulamos los medios de comunicación, se van a convertir en un instrumento fundamental de la derecha en el 21 y el 24… solamente ganamos las elecciones pero no hemos desmantelado los poderes fácticos… no los hemos regulado”… 

- Publicidad -

Esa frase pinta de cuerpo entero la opinión de la llamada Cuarta Transformación, particularmente del presidente Andrés López, quien siempre ha sido hostil con la prensa crítica de sus decisiones políticas. Su estrategia ha sido estigmatizar a líderes de opinión que lo cuestionan o de plano, que contradicen sus datos exhibiendo así sus mentiras y generosas autoevaluaciones.

A pesar de que el PT negó que lo expresado por su diputado formara parte de su agenda parlamentaria, y de que la Secretaría de Gobernación se deslindó de dichas aseveraciones, el suceso es digno de análisis. Pareciera ser una estrategia más del presidente López y de su movimiento para a través de emisarios, mover las aguas y medir reacciones en torno al avance de ese planteamiento violatorio de un derecho fundamental: la libertad de expresión.

Es curioso observar que los antes defensores a ultranza de ese derecho, y que hoy forman parte de instituciones públicas relacionadas con medios públicos, o que escribieron críticamente sobre el sistema, hoy, ante la evidente amenaza a la libertad de expresión, no responden con congruencia y ética, sino que por el contrario hacen eco de la campaña permanente de desprestigio en contra de la oposición.

“Portarse bien” y “tomar partido” en favor de la autodenominada 4T es lo que el presidente quiere de los mass mediay de los líderes de opinión. El derecho a la libertad de expresión consagrado en nuestra Constitución Política está en riesgo.

El mandatario no se ha ruborizado para callar comunicadores que lo cuestionan. Los ha denostado pública y abiertamente. Y como acto-reflejo del deseo presidencial las empresas en la era de la 4T vetan a periodistas críticos y los sustituyen por voces dóciles y proclives al apapacho gubernamental.

En el recuento de los daños se enlistan comunicadores como Carlos Loret de Mola, Sergio Sarmiento, Ricardo Alemán, y Carlos Marín, quienes desde que López Obrador ganó la elección presidencial, dejaron de tener presencia en medios de gran impacto.

La lucha entre el poder político y las voces críticas, alejan la anhelada democracia, pues el juego mediático orquestado para favorecer a la figura presidencial forma una cortina de humo monumental que no permite ver con claridad la realidad política del país. Los medios y comunicadores orgánicos del nuevo sistema siguen las líneas que les marca el presidente para construir relatos mediáticos que enaltezcan su imagen.

Cada periodista cooptado o silenciado, representa un agravio del régimen en contra de la democracia, pues al marcar la línea editorial de muchos medios, limita el derecho de la ciudadanía a recibir una información plural proveniente de fuentes diversas y así formar juicios sobre el acontecer nacional.

En este proceso que vive México, es un imperativo que los medios de comunicación y líderes de opinión mantengan la necesaria distancia frente al poder. Es un ideal que al momento no se observa pues se ha optado por la simulación democrática, la pluralidad disfrazada y se han ceñido a lo que diga el señor presidente, así sean ofensas o las más grandes mentiras.

@antoniomedina41

- Publicidad -
Artículo anteriorSobreviviente
Artículo siguienteVentanas hacia el horizonte
Antonio Medina
Antonio Medinahttp://www.antoniomedina.com.mx
Licenciado y Maestro en Comunicación. Activista por la diversidad sexual, derechos humanos y la lucha contra el sida.

Pre footer global

- Publicidad -

Cuadrado