Vamos a destacar algunas de las causas de obesidad más frecuentes:

Ingerir más calorías de las necesarias

Para evitar un exceso de peso debemos mantener un equilibrio entre las calorías que ingerimos mediante las comidas y las que quemamos en nuestra actividad diaria. Si mantenemos un balance correcto nuestro peso se mantendrá, pero si aportamos más calorías de las que somos capaces de quemar nuestro peso irá aumentando inevitablemente.

Seguir una dieta saludable y equilibrada son ayudará a mantener a raya el sobrepeso.

Inactividad

La inactividad es otra de las causas de la obesidad. Nos hemos vuelto muy sedentarios y eso perjudica nuestra salud.

Es conveniente la práctica diaria de algún ejercicio físico. NO es necesario desgastarse en el gimnasio, un simple paseo a paso rápido de una hora de duración todos los días nos ayudará a quemar calorías y a mantenernos saludables.

Hábitos de la familia

Los hábitos y rutinas familiares influyen en gran medida en la aparición del sobrepeso en los miembros de una misma familia. Hay una gran probabilidad de que un niño cuyos padres sean obesos llegue a ser obeso ya que seguirá la misma alimentación que sus padres y se verá influenciado por las rutinas y hábitos de vida de sus progenitores.

Problemas de salud

El buen o mal funcionamiento de nuestro organismo también influye en nuestro peso.

Si padecemos hipotiroidismo nos resultará más difícil bajar de peso y que el funcionamiento de nuestro organismo se ralentiza.

También algunas alteraciones del sistema nervios (ansiedad, depresión, etc.), metabolismos lento o desarreglos menstruales son causas de obesidad.

Otras causas de obesidad

No dormir las horas necesarias.

Desajustes del metabolismo.

Efectos secundarios de algunos medicamentos.

Alergias alimentarias.

La edad.

Factores emocionales.

No dudes en visitar a tu médico para llevar una revisión por lo menos una vez al año y saber como se encuentra tu organismo.

Tomado de En Buenas Manos