Notre Dame, es una joya arquitectónica, que tras el devastador incendio del día lunes, causó sentimientos encontrados en personas de todo el mundo. Varias figuras públicas se ofrecieron a donar bastantes millones para poder tratar de restaurar esta inigualable joya, entre ellos alguien bastante conocido por todas y todos, el Canciller Marcelo Ebrard; quien en semanas anteriores tuvo una pequeña aparición mediatíca al verse filtrada una noticia en donde renunciaba a sus tareas como Secretario de Relaciones Exteriores, porque en resumen, era solo un maniquí. 

Después del trágico evento que sufrió la catedral de París, Ebrard emite un mensaje en el cual pone a disposición “apoyo y los conocimientos para la reconstrucción”. Sin embargo, no previó que con esto resurgirían las molestias por problemas no solucionados en nuestro país; como respuesta el usuario “Damnificados Unidos Ciudad de México” reclamó su falta de experiencia para garantizar la reconstrucción al igual que la no transparencia en las irregularidades de las constructoras cuando fue Jefe de Gobierno.

Regresemos a lo no solucionado

El 19 de septiembre del 2017 el sismo que sacudió al país, dejó cuantiosas perdidas, a la fecha se calcula que respecto a lo material, fueron de más de 41,000 millones de pesos. En lo que respecta a la CDMX existen más de 22 mil personas damnificadas, las cuales hasta el día no hoy no reciben ninguna solución por parte del “ya nuevo y mejorado, gobierno” de Claudia Sheinbaum.  

Si bien, dentro del plan de reconstrucción de esta administración se ha hablado de plazos desde el mes de enero para terminar edificaciones y darles vivienda dignas a las familias, pero ninguno de ellos se ha cumplido. 

Además de que varias familias han exigido que se rindan cuentas, ante lo que consideran irregularidades que han detectado en el proceso.

Si bien, Ebrard no mencionó que el apoyo hacia Notre Dame  sería económico, si dejó ver que al menos en la Ciudad de México la reconstrucción se ha olvidado. A casi un año y medio de la tragedia que arrasó con vidas, viviendas, comercios, no hay respuesta de gobierno que le dé la solución a las y los damnificados.

Morena prometió en campaña que ‘la mejor política exterior es una buena política interior’; sin embargo hasta ahora vemos sus fallas en la mediación en el conflicto venezolano; sus ridículas peticiones de perdón al gobierno español; su inacción ante la amenaza de Trump de cerrar la frontera. Sin lugar a dudas, Morena y su canciller Ebrard son candil de la calle, oscuridad de la casa.

Consulta aquí el hilo de dicha conversación en Twitter

4