El pasado 29 de mayo, dos días después el atentado de bomba en la oficina de la senadora de Morena Citlalli Hernández, la Cámara de senadores firmó un contrato por 133 millones 400 mil pesos para adquirir 600 cámaras de seguridad.

De acuerdo con una investigación realizada por el periodista Rivelino Rueda, en los últimos dos años, Mauricio Farah Gebara, secretario general de Servicios Administrativos del Senado, ha otorgado contratos sin licitación a la empresa Grupo IDSEC SAPI de CV por un monto total de 134 millones 680 mil 640 pesos, para el servicio de cámaras de videovigilancia en la Cámara de Diputados y el Senado.

El otro contrato se llevó a cabo el año pasado, con el mismo esquema de adjudicaciones directas. Farah Gebara, entonces secretario general de Servicios Administrativos en el Palacio Legislativo de San Lázaro, incitó el otorgamiento a esa compañía por contrato de 1 millón 280 mil 640 pesos para el “servicio de mantenimiento preventivo y correctivo al servicio cerrado de televisión (Tecnología IP)” en la Cámara baja

El argumento, asegura Rueda, es que la adquisición de estos equipos se realiza con adjudicación directa por razones de seguridad.