El sábado cerca de la frontera de Estados Unidos con México un joven blanco de 21 años entró a una tienda Walmart de El Paso, y comenzó a disparar contra la gente. Mató a 22 personas

Entre ellos niños, niñas, mujeres, hombres y personas de la tercera edad que buscaban productos de limpieza, comida o material para arreglar el jardín. 

La autoridades lo calificaron como uno de los días más mortíferos en la historia de la ciudad vecina de Ciudad Juárez, con 680.000 habitantes. De acuerdo con la policía, Patrick Crusius fue el único atacante y no se resistió a los oficiales al momento de ser arrestado.

En México, a unos kilómetros de distancia, las autoridades empezaron a manifestar condolencias a través de Twitter. El presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador y el Secretario de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard, publicaron un par de videos para compartir su posicionamiento ante la tragedia. 

Horas más tarde, en la mañana de este lunes, el Presidente retomó los hechos e indicó que se debe analizar la decisión de controlar la venta indiscriminada de armas. 

“Somos muy respetuosos de lo que decidan otros gobiernos, pero pensamos que estos lamentables hechos que se presentaron en Estados Unidos, deben de llevar a la reflexión, al análisis y a la decisión de controlar la venta indiscriminada de armas”, señaló el mandatario. 

“Lo digo con todo respeto, no es nuestro ánimo entrometernos a la vida interna de ningún país”, subrayó. “Pero sí debe replantearse este asunto, porque afecta mucho en este caso a los estadunidenses y también nos afecta a nosotros”.

A pesar del impacto, López Obrador aseguró que debido al proceso electoral que se vive en Estados Unidos quería mantener una posición neutral pero, aseguró, la tragedia vista “con objetividad” obliga a pensar que los dos partidos principales que disputan cargos no han puesto atención al control de armas.  

Sin embargo, ante la pregunta sobre la posible responsabilidad en la masacre del discurso racista que ha mantenido el presidente Donald Trump, el presidente apeló a la no intervención como principio y a la pertinencia de no incidir en el proceso electoral estadounidense en curso, para “no personalizar en las alusiones”.

Para concluir, informó que el canciller Marcelo Ebrard viajará hoy a Ciudad Juárez para mantener el seguimiento a las secuelas del crimen masivo.