El Banco Central Alemán (Bundesbank) advirtió que la economía de ese país puede contraerse de nuevo en el tercer trimestre del año y entrar en recesión. 

En su informe mensual el Bundesbank, además de señalar la posible recesión, indicó que existe una posibilidad de una “neta contracción” del PIB debido a las tenciones internacionales.

De acuerdo con los datos preliminares de la Oficina Federal de Estadística, la economía de Alemania se contrajo un 0,1% durante los meses de abril y junio, destacando un frenazo mayúsculo en las exportaciones.

De cumplirse las predicciones que, hecho el Bundesbank para el verano, la mayor economía europea provocaría dos trimestres consecutivos en negativo, lo que se traduce en una recesión técnica.

Las complicaciones de este año causan tensión en un país que acumula nueve años consecutivos de crecimiento. La “continua desaceleración” en la industria es una de las claves, según la valoración del Banco Central. La producción industrial cayó un 5,2 por ciento en junio, su peor dato desde 2009.